domingo, junio 28, 2015

Mirarte durante todo el día,
susurrar en tu oído mi entrega,
descifrar por completo tu olor,
abrazar tu silencio por las noches,
quererte toda la vida y
besarte a la puesta del sol.

viernes, junio 19, 2015

Hace días no...

Hace días no pasaba por ahí,
por el lugar que refleja tu mirada,
por el viento que recrea tu sonrisa.

Hace días no pensaba en ti.
No porque no te recordara,
sino porque así somos tu y yo.
Dos almas obstinadas que se alejan,
que se acercan y sin importar qué
logran reconectarse y estar.

Hace días no te pensaba,
pero ayer te pensé, hoy te extraño,
y quería decirte como en aquel post
que todavía te quiero y aún te espero.

martes, agosto 12, 2014

...

Ayer me dijo alguien que uno muchas veces ve a alguien sonreír y no imagina el sufrimiento que antecede a la sonrisa y yo no se por qué, muy lejos de pensar en el sufrimiento que alguna vez he padecido, me vino a la mente que antes de juzgar a los demás, no nos tomamos el tiempo de imaginar o fantasear sobre las situaciones que ha vivido una persona y que son las que la hacen quien es hoy día. Como tampoco pensamos en que la forma en que nosotros sentimos, no tiene que ser ni es necesariamente la misma en los demás. O es que acaso se quiere/ama en todas las ocasiones en que la gente se enamora? Es un dolor en un diente igual de intenso en todas las ocasiones que se presenta a lo largo de una vida? 

Puede que esté equivocada, pero pienso que no. También podría estar equivocada al afirmar, que no hay derecho de minimizar ni los sufrimientos ni  las  alegrías de las demás personas, porque sencillamente cada quien lo vive a su manera, lo aprecia y lo expresa a su manera y a su manera, encontrará o no las respuestas. 

La gente crece, los días cambian, como dicen los abuelitos "los años pasan y pesan" y con ellos se va modificando la capacidad y la forma de respuesta ante las cosas buenas y no tan buenas. Uno va buscando la manera de ser feliz, o la felicidad trata de buscarnos a nosotros, aunque cueste mil intentos. 

Cuando pensemos que lo sabemos todo, que lo hemos vivido todo, que hemos sentido todo, que ya nada nos sorprende/duele/afecta, y que si nos tocara vivir a nosotros mismos o a otros una situación parecida a otra, no olvidemos que "Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos." (Heráclito). 

Bienaventurados aquellos que pueden pasar la página de un libro, sin olvidar que lo leyeron pero dejándolo atrás, no llevándolo consigo a todas partes esperando de forma inútil que se olvide su existencia, los que se abren a las posibilidades que les brinda el universo, los que viven y siguen adelante a pesar de haberse equivocado, a pesar de haber sufrido.